¿Por qué hay que tener un membership site?

Cuando trabajas por cuenta propia y no dispones de un sueldo fijo ya que no tienes nómina sino que dependes de los encargos, proyectos o trabajos que te surjan sobre la marcha, se hace complicado hacer una previsión de ingresos para hacer frente a los gastos, ya que los ingresos son variables y los gastos, en mayor o menor medida, fijos. Si a eso sumamos que no siempre se cobran los proyectos cuando deberías cobrarlos sino cuando al cliente le viene en gana, y eso con suerte, a lo largo del año hay que hacer malabarismos para poder cuadrar las cuentas.

Pero existe una forma de tener ingresos recurrentes sin la comodidad que ofrece la nómina por cuenta ajena, con sus más y sus menos, pero con cierta estabilidad. Estoy hablando de los membership sites o webs de membresía, en los que, a cambio de una cuota mensual, recibes un servicio o un producto.

Ejemplos de membership sites hay muchos, y seguro que os suenan más de uno: ¿Netflix? ¿Dropbox? ¿iCloud? ¿Amazon Prime? Pagas una cuota al mes y recibes un servicio a cambio, en forma de tarifa plana para consumir contenido o de espacio en la nube para que almacenes tus datos.

La web bebenube.com te envía todos los meses a casa una cajita con productos para tu bebé por 20 €/mes. En este caso, recibes un producto a cambio de una cuota al mes.

Pero hay muchos más; la escuela online de Masterchef es otro claro ejemplo de membership site, en el que accedes a videotutoriales a cambio de un pago fijo al mes, y en este caso con ciertas restricciones en función del tiempo que lleves suscrito, esto es, content dripping o, lo que es lo mismo, avanzas en los contenidos en función del tiempo de tu suscripción. Políticas de marketing hay muchas y vosotros tenéis que ver cuál se adapta mejor a vuestro modelo de negocio.

Volviendo al tema, tu membership site puede formar el grueso de tus ingresos o ser un complemento al resto de proyectos y encargos que te surjan, sobre todo al principio mientras cuaje. O al revés, que la mayor parte de tu sueldo sea con proyectos, y el membership site un complemento. Eso ya depende de cómo enfoques tu actividad.

No todo tienen que ser servicios de vídeo a demanda o almacenamiento en la nube; todos podéis tener vuestro propio membership site. «Simplemente» tenéis que saber qué ofrecer; seguro que sois mejores que la mayoría de la gente en algo. Es a esa mayoría a la que tenéis que vender vuestro servicio, y tiene que ser a un precio bajo para que, si les interesa el tema, que ni se lo piensen. Luego ya se podrán dar de baja cuando quieran, por eso no hay que preocuparse.

Que sois monitores de gimnasio, pues videotutoriales sobre programas del tipo ponerse en forma para el verano, perder peso, etc. lo que se demande y que seáis buenos explicando. Que os gusta la cocina, lo mismo; que tenéis experiencia en asesoría a empresas, pues montad un sitio web donde, a cambio de una cuota mensual asequible, ofrezcáis asesoramiento. Un membership site puede hacer que moneticéis vuestras aficiones y daros a conocer.

A lo mejor estáis pensando… pero si en YouTube tengo videotutoriales de todo lo que quiera. Pues sí, y no. En YouTube hay de todo, hay vídeos muy buenos, pero también los hay muy malos. Y a veces pueden confundir, muchos no inspiran confianza alguna. Si tienes una web con tu nombre, con tu marca, con una experiencia que te respalde y, sobre todo, ofreces soporte a través de un formulario de contacto, que en YouTube no te va a resolver nadie tus dudas, es un punto clave a tu favor.

Si hay algo que marca la diferencia entre los negocios tradicionales y un membership site es la escalabilidad.

Otro problema es la escalabilidad. Si, por ejemplo, quieres dar clases de lo que sea y te planteas hacerlo de forma presencial, vas a estar limitado por un montón de factores externos a ti: el espacio del aula es el que es, limitado, y entran las personas que entran, ni una más. A eso hay que sumar el coste del alquiler del aula o del que te repercute a ti la academia de turno donde das las clases, el coste y tiempo de tu desplazamiento, etc.

Sin embargo, un membership site puede escalarse hasta donde sea, no hay límite. Te da igual explicar para cinco que para quinientos; tu coste es el mismo, porque grabas un vídeo o escribes las lecciones en el formato que sea y ya está. Si cobras una cuota baja, que puede ser, por ejemplo, de entre 5 y 20 € al mes, te va a salir muy rentable. Tus gastos son muy bajos (hosting para la web, servicio de almacenamiento de vídeo en Vimeo, algún plugin de pago si lo tienes y poco más). Luego ya el tiempo que te lleve grabar esos vídeo o escribir los contenidos y resolver las dudas que te puedan plantear los suscriptores.

Esta página web en la que estás leyendo entra entrada, sin ir más lejos, es un membership site. Por 10€/mes se puede acceder a los cursos de informática y además resuelvo todas las dudas de los suscriptores, no sólo sobre los cursos sino sobre cualquier cosa que tenga que ver con informática. Barato, ¿verdad? De momento hay pocos cursos porque acabo de empezar, pero dentro de un tiempo habrá muchos más y la cuota será siempre la misma.

Además, también ofrezco mantenimiento web a bajo coste por una cuota al mes en tres planes distintos; es otro tipo de suscripción https://davidprudencio.com/mantenimiento-web/ En este enlace lo podéis ver; es sólo un ejemplo de las cosas que se pueden hacer.

En septiembre lanzo otro membership site, este ya más complejo; se trata de un sistema que entrega una Intranet privada a quien se suscriba, también por una cuota asequible. Ideal para empresas o grupos de personas que quieran compartir información con compañeros, amigos, alumnos, clientes, etc. La podréis ver aquí https://flashpoint.es

Así que ya lo veis, todo son ventajas. Os animo a montar vuestro propio membership site.