¿Cuál es el mejor móvil que puedes comprar?

Esta es una de las preguntas que todos nos hemos hecho alguna vez a la hora de comprar un móvil, bien porque queremos renovar el que tenemos, o bien porque sea el primero que compramos; y no hay una respuesta tipo, sino que dependerá de muchos factores y de cada persona.

Gustos y preferencias aparte, lo primero que tenemos que hacer es respondernos a dos preguntas: ¿qué uso le vamos a dar al móvil? Y en función de ese uso, ¿cuánto dinero estamos dispuestos a gastar? Empecemos por la primera cuestión.

¿Qué uso le vamos a dar al móvil?

Hoy día cualquier móvil de gama media cubre teóricamente con creces las necesidades de la mayoría de las personas, que son: hacer y recibir llamadas, mensajería instantánea (como WhatsApp o Telegram), consultar y publicar en redes sociales, hacer fotografías y grabar vídeos, navegar por Internet, etc. Y si necesitamos hacer alguna tarea que no se puede llevar a cabo con las aplicaciones que vienen de serie instaladas en el móvil, podremos instalar una aplicación de terceros que realice esas tareas adicionales.

Para simplificar, empezaremos diferenciando entre tres perfiles tipo de usuario, aunque se podrían desglosar a su vez en subgrupos: básico, medio y profesional.

En el básico entrarían aquellas personas que usan el teléfono para hacer y recibir llamadas, así como un uso esporádico de aplicaciones de mensajería, redes sociales y alguna que otra fotografía o vídeo. Suele ser gente que nunca o casi nunca ha estado en contacto con esta tecnología y acaba de comprar su primer smartphone (o se lo acaban de regalar), por lo que tiene que empezar por un terminal básico que le permita introducirse en este mundo por una pequeña inversión. Este tipo de usuario puede comprar un móvil de gama media-baja y lo usaría exactamente para lo mismo que uno de gama alta, así que ¿para qué tirar el dinero en un móvil de precio alto cuando uno de entre 100-200€ le va a servir a la perfección?

Sigamos con el usuario medio; éste hace un uso más intensivo del móvil: hace foto y vídeos si no a diario, casi a diario, para compartirlos en las redes sociales y en aplicaciones de mensajería instantánea con sus amigos y familiares, busca agilidad en el acceso a las aplicaciones, así que necesita un móvil rápido, con una buena cámara y, en cuanto al tamaño de pantalla, éste ya varía en función de otros factores, ya que es algo muy personal de cada uno: hay personas a las que les gusta las pantallas grandes, cuanto más grandes mejor y otros, en cambio, se decantan más hacia una pantalla de tamaño medio, que sea cómoda para visualizar pero que no ocupe mucho espacio. Luego está el perfil de quienes buscan una pantalla pequeña, en torno a las 4 pulgadas, porque para ellos es más importante que el móvil sea cómodo de llevar que tener una pantalla grande y el tipo de tareas que desempeñan con el móvil no requiere de una gran pantalla. Así que en cuanto a este punto, para gustos los colores.

Por último, el usuario profesional busca un terminal potente y con ciertas características que le ayuden a aumentar la productividad en su trabajo. Aunque esto es algo subjetivo y cada uno puede encontrar ese plus de rendimiento en diferentes factores, algunos pueden necesitar velocidad de proceso y memoria, otros una gran pantalla por el tipo de aplicaciones que usen, otros una cámara con la mejor calidad posible por el trabajo que desempeñen, etc. Pero normalmente todos esos factores no se suelen encontrar por separado; si buscas el móvil con más potencia de todos, casi seguro que va a tener una cámara muy buena y una pantalla acorde, por ejemplo. Así que si este es tu caso, vas a tener que prepararte para desembolsar una gran cantidad de dinero porque tendrás que comprar un móvil de alta gama; y ya no es como antes que sólo los iPhone de Apple eran terminales de precio alto; ahora son muchos fabricantes los que se han subido al carro de fabricar móviles de más de 1000€, a cambio, eso sí, de mucha calidad y prestaciones.

¿Cuánto dinero estamos dispuestos a gastar?

Una vez tenemos claro a qué tipo de perfil pertenecemos, ahora debemos ajustar cuentas con nuestro presupuesto, ya que de él va a depender el móvil que vamos a permitirnos comprar.

Si eres un usuario básico no vas a tener mayor problema en este sentido, porque puedes tener un móvil por unos 100€ que te va a servir a la perfección.

Si encajas en el perfil de usuario medio, aquí el rango de precios puede variar bastante y todo va a depender de la importancia que le des a las especificaciones técnicas del móvil y a la marca que quieras comprar, si es que tienes preferencia por alguna, ya que todos pueden desempeñar teóricamente las mismas tareas indispensables, pero de diferente forma y con importantes diferencias en la experiencia de usuario y calidad.

En función de la marca y modelo que elijas, puedes moverte de 200€-600€, aproximadamente. Una buena opción que puedes tener en cuenta es fijarte en modelos reacondicionados, que son bastante más económicos que los nuevos pero a efectos es como si lo fueran, ya que han sido testados por el fabricante y te dan garantía.

El usuario profesional puede disponer, a priori, de un presupuesto mayor y acceder a terminales de alta gama por muchos motivos: va a amortizar el móvil con su trabajo, si es un autónomo o una empresa se va a desgravar el IVA (con lo que se puede ahorrar un 21% del coste total), en algunos casos puede acceder a programas especiales para empresas, etc.

Esto no quiere decir que un usuario de perfil de uso medio no pueda comprar un móvil de alta gama; por supuesto que sí, faltaría más. El mundo de los smartphones ha cambiado mucho, y ya no compramos un terminal solo para cubrir una necesidad; actualmente existe una parte de capricho, de imagen, de sentirse identificado con una marca, con una interfaz de usuario determinada, con un ecosistema de aplicaciones y un largo etcétera, al igual que pasa con productos de otros sectores como los coches, los relojes o la ropa.

Hay quien busca en un móvil solo cubrir una necesidad básica de comunicación y otros que piden mucho más que eso, bien porque se sienten identificados con una marca en concreto, bien porque les apasiona la tecnología, bien porque viven de ello o por el motivo que sea; y es que un móvil ya no es solamente un teléfono: es una cámara, un navegador de internet, un buzón de correo electrónico, una consola de videojuegos, un reproductor de música y películas, etc. y el uso varía mucho de unas personas a otras, incluso entre las que lo usan teóricamente para lo «mismo» puede haber un abismo entre ellas; un móvil se ha convertido nos guste o no en una prolongación nuestra, lo llevamos a todas partes con nosotros y, si un día se nos olvida en casa, nos sentimos raros, como si nos faltara algo. Por eso es lógico que tengamos que sentirnos cómodos con nuestro móvil.

Hay algo que hay que tener en cuenta y a lo que muy poca gente presta atención; el precio del móvil no es sólo el del terminal en sí, sino el coste total durante el ciclo de su vida útil mientras se hace uso de él: ¿qué pasa si se rompe la pantalla o sufre una avería y no lo cubre la garantía o no tienes seguro? A día de hoy no es nada económico cambiar una pantalla de un móvil de alta gama; si se te cae al suelo un móvil de 1500€ y se le rompe la pantalla, te pueden dar un susto de 240€ para cambiarla por una nueva. ¿Has tenido en cuenta esto en tu presupuesto inicial? He visto a mucha gente con iPhones últimos modelos (y Samsung Galaxys últimos modelos también) con la pantalla hecha añicos pero que no las cambian porque no pueden permitírselo; absurdo, ¿verdad? 240€ es mucho dinero para una reparación; por esa cantidad te puedes comprar un móvil de gama media bastante competente y si, mala suerte, se te cae al suelo y se rompe la pantalla, lógicamente será mucho más económico cambiarla que en un terminal de alta gama.

Entonces, ¿qué móvil compro?

Teniendo en cuenta el uso que le vas a dar al móvil, tu presupuesto y tus preferencias por alguna marca en concreto, ahora puedes empezar a mirar modelos que se ajusten a tus necesidades y así no comprar un terminal que o bien no cumpla tus expectativas o que te pases y gastes de más en algo que no vas a sacar partido.

Terminales hay muchos, de alto y bajo precio, con mejores y peores prestaciones, con una pantalla más grande o más pequeña, pero sin ninguna duda el mejor móvil que puedes comprar es el que mejor se ajuste a tus necesidades y presupuesto.